PEJERREYES DESDE EL GRAN MUELLE

PESCAMOS EN: Club de Pescadores de la Ciudad de Buenos Aires

INTRO

En el inicio del inverno decidí realizar una pesca de pejerrey en el muelle del Club de Pescadores. Está comenzando a llegar el frío, tan necesario para esta práctica, pero el agua aún conserva la turbidez de la temporada estival. A tal efecto, preparé una variada artillería de líneas y carnadas para procurar dar con las flechas plateadas.

ARRIBO POSITIVO

La primera imagen que pude apreciar al llegar al gran muelle fue la de un río crecido y bien rizado por un leve viento del SSO. Buenas condiciones, el agua estaba “especial”, un poco turbia, pero linda para intentar esta pesca. Me encontré con mi amigo Mariano y ambos teníamos el mismo objetivo.

El frío intenso de la primera hora de la mañana hizo lo suyo para que el muelle estuviera prácticamente desierto, así que me valí de la data obtenida durante la semana y elegí lo que me parecía ser el mejor lugar.

EQUIPAZO

Para esta ocasión preferí una caña Tech Multitrack de 4,25 m., un “cañón” de gran calidad, liviana, versátil y con una bellísima cosmética. El reel, un Abu García Cardinal frontal cargado con multifilamento de 0,14 lb. y la línea, un típico aparejo para pejerrey con 5 boyas de poliuretano, blancas y esféricas con rotores de doble giro y brazoladas de 15 a 25 cm. rematadas con anzuelos Gamakatsu n° 12. Acompañé con un puntero redondo de goma.

Las carnadas, filet de mojarra y dentudo, y mojarras chicas saladas.

BIEN PROTEGIDO

Es importante estar resguardado de las inclemencias del clima. El pejerrey demanda pescas expuestas al frío y al viento. Payo Argentina me protege. Gorra, camiseta térmica primera piel, buzo, anteojos… y me despreocupo del viento, del frío y del sol. Genial.

SIEMPRE “CAÑANDO”

En el Club de Pescadores, que cuenta con un muelle de aguas pasantes de alrededor de 500 m. de longitud, para la pesca del pejerrey se practican tres maneras muy diferentes entre sí:

Con boya volcadora, en la que el aparejo trabaja fondeado. A mi criterio es una pesca muy estática y en consecuencia me resulta aburrida. Con este tipo de aparejos, los peces se clavan solos y por lo general terminan “tragados”, lo que además, casi siempre impide la devolución (*).

A la deriva, abriendo el pick up del reel dejando que la línea se aleje con la corriente. Esta técnica nos mantiene atentos a que las boyas pierdan su navegación alineada para así interpretar el momento exacto en el que se debe efectuar la clavada.

Y la que más me gusta, y que siempre realizo, “cañando”. Cómo se practica esta modalidad? Es una tarea bastante laboriosa pero gratificante. Se efectúa siempre corriente en contra lanzando la línea y corrigiendo permanentemente con el reel a medida que ésta se va acercando al muelle. Se pesca un tanto agachado, sobre todo cuando el aparejo llega al pie de los pilotes, y este ejercicio se lleva a cabo dos o tres veces por minuto, sometido esto último a la distancia a la que arrojemos la línea, y por supuesto, dependiendo especialmente de la velocidad de la correntada.

Luego de un par de horas, se hace duro para el físico, pero es fascinante como este modo nos permite apreciar los piques. La concentración requerida y la repentización que el pescador debe tener para clavar a tiempo, aportan una dosis de adrenalina que hace que esta pesca sea muy dinámica y entretenida.

LAS EXPECTATIVAS

Cuando vamos a pescar al frente costero del Río de la Plata y en particular, practicando la modalidad “cañando”, no debemos pensar en la gran captura. Es cierto que a veces nos hemos llevado sorpresas con algún ejemplar de muy buen tamaño, pero por lo general, se obtienen pejerreyes de 10 a 35 cm., más que suficiente para mis pretensiones de pesca costera.

LAS IMÁGENES SE EXPRESAN

En el prólogo de mi libro de Tarariras, Juan Pablo Gozio escribió: “Víctor entiende a la pesca como una experiencia mucho más trascendente que lo propuesto por la visión imperante, que por lo general, es instrumental y promotora de la maximización de los peces capturados”. Y así es! Con la felicidad del objetivo logrado, ratifico lo expuesto.

Haber planificado esta pesca durante la semana, obteniendo una decena de estos rebeldes pejerreyes de la costa metropolitana, para mí fue “un pescón”. Me abstraje por un buen rato de la locura citadina, disfruté de un día hermoso conviviendo con el río, y pude lograr mi propósito con satisfacción.

 (*) Como es mi costumbre cuando pesco en la franja costera del Río de la Plata, devuelvo todos los pejerreyes al agua con el menor daño posible. Respetamos a quienes desean llevarse la pesca para darle uso gastronómico.

BONUS TRACK Y SORPRESA

Mis camaradas le habían «arrancado» unos cuantos pejerreyes a su día de pesca, pero la tarde fue tediosa. En bajante la actividad fue prácticamente nula. Bastaba pasar la marea negativa merendando y charlando con los amigos. Nos reunimos a pescar Mariano, Gustavo “Mosquero” y yo. Con el cambio de agua llegó el crepúsculo y luego la noche. Obtuvimos algunos pejerreyes más, pero todavía faltaba la frutilla del postre de la jornada…

LA SORPRESA

Con el anochecer llegó Walter, que venía a ponerle el pecho a una pesca nocturna gélida y ventosa. Mientras conversábamos y guardábamos los equipos para el regreso a casa, Walter inició una faena que le depararía en creciente, y en un lapso de un poco más de tres horas, un verdadero récord para estos tiempos de la costa del Plata… 36 capturas!

La temporada está proponiendo buena pesca y en consecuencia, relevamientos en diferentes ámbitos. Vamos por más.

AGRADECIMIENTOS

TECH TACKLE – Por acompañar incondicionalmente a todos mis proyectos. Recomiendo la caña Multitrack mencionada en este artículo.

PAYO ARGENTINA – Por la excelencia en la indumentaria y accesorios que me permiten pescar protegido.

A los muchachos de “LA HERMANDAD DE LAS FLECHAS” – Por la jornada compartida.

AL CLUB DE PESCADORES – por la amabilidad de siempre.

6 comentarios en “PEJERREYES DESDE EL GRAN MUELLE”

  1. Avatar

    Valientes ! muy buena nota y una pesca barbara para ser de muelle. Los felicito por la nota, por la pesca y por el sitio que está buenisimo.
    Esteban.

  2. Avatar
    Claudio D'Ambrosio

    ¡Y es así, la pesca en invierno a veces requiere de la suma de varios sacrificios… levantarse temprano, desayunar rápido, vestirse con capas, viajar semi dormido, mojarse y morirse de frío… así y todo, el resultado es impagable!!! Hermosa nota profe!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *